Palabras


Palabras vacias

 

Llegada la temporada previa a las elecciones preparamos nuestros sentidos para que nos vuelvan a llevar los diversos candidatos a los mismos lugares comunes mediante la misma combinación de palabras. Salvo que exista algún tópico que este de oferta, generalmente los candidatos ofrecen el mismo menu.

“Más seguridad”, “Vamos a trabajar para que no haya más inundaciones”, “Si me votan a mi no van a haber más chicos en la calle”, “Necesitamos otra educación”, etc. Frases que dicen sin decir, que nos llevan a cuando eramos adolescentes enamorados que creíamos en promesas que mueren en el viento. Pero la diferencia es que antes pecábamos de una hermosa inocencia, y ahora nuestro mal es nuestra falta de interés, o sea nuestra irresponsabilidad. Porque caemos en una mercado de espejitos de colores, del cual nos quejamos (algo que somos expertos) pero igual seguimos participando. Voces sin memoria criticaban posibles candidaturas de personajes de cartón construidos con poco contenido y fecha de vencimiento corta, pero cuando el tiempo de descuento de las elecciones marcaba que falta un poco menos de un mes, esas voces levantan las banderas del olvido de sus dichos. Quizás el dinero invertido en publicidad directamente proporcional a la pérdida de memoria.

Las promesas de electorales vienen en 140 caracteres, como si el uso de mayor cantidad de palabras fuera una violación de una norma vital. No hay tiempo para explicaciones, solo para una foto. Por eso las propuestas de un candidato a intendente, gobernador o presidente son similares. Salvo por algún tema específico, la mayoría cae en el reduccionismo convirtiendo su propaganda en un paté enlatado que no sabemos que es en realidad.

No podemos permitir que existan palabras sin contenido realista. Si sabemos que las soluciones perfectas no existen, que ninguna pastilla soluciona el sobrepeso sin ejercicio, o que el pelo no crece si usamos un artefacto que parece una licuadora, por que seguimos aparentado creer en esas propuestas políticas que asemejan a la venta callejera prometiendo la solución a todos nuestros problemas por solo dos pesos.

Como sociedad necesitamos madurar, exigiendo contenido realista en las propuestas políticas, sino será mejor que sigamos esperando a ver cuando nos pasa a buscar el cohete que nos lleva a la estratosfera.

Anuncios
Categorías:Pensamientos aislados
  1. roberto
    26/09/2011 en 4:01 pm

    Hay que dejar de pensar en la política como si fueran equipos de fútbol, de Boca, River, Independiente, o el que sea podés ser toda la vida. En política hay que votar al más creible el que ofrezca a nuestro entender lo mejor para todos y no para unos pocos, sin odios ni revanchas, ése día seremos un país libre sin ataduras a grupos de poder económico locales o extranjeros, es bueno tener convicciones y a la vez saber disernir.

    Saludos

  2. 26/09/2011 en 9:13 pm

    Comparto la idea de tu comentario. Pero creo que como votantes debemos buscar al más creíble porque tiene coherencia en su mensaje. No creo en revanchas como se dice en algunas argumentaciones. En lo que si creo es que nosotros somos los encargados de motivar un mejor nivel de política.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: