Inicio > Actualidad, Política, Sociedad > Gatopardismo

Gatopardismo


Por biscuitt

“El fútbol es el opio de los pueblos” murmuraron por ahí. ¿El fútbol? No encuentro lo narcótico en este juego-deporte, socialista por excelencia. Para ello debería desviar mi foco hacia lo que vienen montando a su alrededor desde hace décadas. Comprender su rol en sociedad y aplicarle la decadencia sistemática de las mismas. Sociedades no narcotizadas por la belleza estética de un partido bien jugado, sino por la desaparición forzada de los clubes como “Asociaciones Civiles”, siendo reemplazadas por “Sociedades Anónimas”, en forma explícita o encubierta. Hinchas como rehenes en medio de un fuego cruzado, entre poderes políticos, empresariales, y las más puras pasiones, la sed que solo se sacia ante un gol maravilloso, una gambeta electrizante, un quite recio, el toque, una atajada espectacular. Rehenes del Estado, de la A.F.A. y su Comité Ejecutivo, de Grondona, del Grupo Clarín y sus planetas, de los barras-bravas.

La Revolución amagó gestarse gracias a “Fútbol para Todos” (aunque aún sigue siendo un eufemismo). La A.F.A. recibiría 600 millones de pesos en concepto de derechos televisivos. Por ende, los clubes de Primera División se harían de entre 30 y 16 cada uno, lo cual les significaba oxígeno económico, y la posibilidad de volver a desarrollar sus funciones sociales. ¿Entonces a que se debe el aumento de entradas? ¿A que se deben “populares” a 40$? Preguntas a las cuales corresponden respuestas nulas, como es usual. Ni siquiera el hoy interventor Estado admite alguna responsabilidad ante este hecho, cuando ayer fue el que sacó las papas del fuego gracias a su salvavidas monetario.

Ya han pasado dos Torneos y acaba de comenzar otro bajo esta novedosa modalidad de televisación. Pero los hinchas siguen pagando cifras irrisorias para presenciar partidos paupérrimos. Se los sigue intentando alejar de las cada vez más ruinosas canchas argentinas. Los socios seguirán utilizando las instalaciones de un club que desde hace tiempo no les pertenece, ya que no son Macri, Megatlón, Moyano o Tinelli. Otros estarán moviendo la antena de acá para allá, intentando agarrar el partido de la fecha. Clubes remendados, números en rojo, sin bases para cumplir con sus servicios comunitarios ni confeccionar proyectos de divisiones inferiores, planteles desmantelados, contratación de figurones, Europa que seguirá enriqueciéndose de piernas sudacas, como desde hace 25 años. Grondona continuará enjuagándose las manos, mientras el Estado quizás piense hasta donde fue realmente beneficioso negociar con Don Corleone, y el Grupo Clarín corre de juzgado en juzgado buscando se le otorgue el beneficio de litigar sin costo alguno, reservado a los más humildes; mientras las arcas flacas de los clubes se debieran estar alimentando de más equitativos ingresos por TV, además de los consabidos por ventas de jugadores, cuotas sociales, entradas. Demasiada guita para que debamos sintonizar lo mismo que ayer.

Anuncios
Categorías:Actualidad, Política, Sociedad
  1. roberto
    26/08/2010 en 1:32 am

    No te olvides que los presidentes de los clubes también son culpables de los
    vaciamientos y negociados con la venta de jugadores, la mayoría está en la
    lona son pocos los que dan beneficios a los socios, sería interesante que
    miles de chicos tuvieran un espacio no solamente para el futbol, sino para
    todo tipo de actividad, deportivas, sociales y culturales que para éso fueron
    creados.

  2. biscuitt
    26/08/2010 en 2:42 pm

    Roberto, por eso nombro al Comité Ejecutivo de la A.F.A., conformado en su mayoría por presidentes y vicepresidentes de los clubes, como bien aclarás vos. Claramente concuerdo en que los socios reciben pocos o directamente nulos beneficios (y hasta en ciertos casos se dis-cri-mi-na entre socios activos y adherentes) y en que los chicos debieran tener un espacio para satisfacer sus necesidades sociales, educaciones, culturales, deportivas. Por eso hablo del reemplazo de las “Asociaciones civiles” por “Sociedades Anónimas”. Me parece justo aclarar que este fenómeno se da a partir del Macrismo en Boca, cuando los presidentes que mencionás vos comenzaron a ser reemplazados por empresarios o empresas directamente. Los presidentes de antes, con sus falencias y virtudes, eran hombres de club.
    Saludos, y gracias por comentar.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: