Inicio > Uncategorized, Utopía > El costo de las palabras

El costo de las palabras


Esta claro que dentro de parámetros normales,  uno es libre de decir lo que quiere. Y nadie podría cuestionar su derecho a eso. Pero hablar sin tener un respeto por el contenido no debería estar permitido. O por lo menos ciertas palabras deberían tener un costo para aquel que no respete su significado y por ende que las utilice incorrectamente. ¿Qué palabras?¿Y qué quiere decir correctamente?

Palabras como democracia, verdad, justicia, libertad, igualdad, solo deberían ser utilizadas en casos donde la persona que las evoque refuerce su significado con sus valores. Por ende, aquellos que las utilizan sin darle consistencia deberían pagar por su uso. Digo, para que no sea gratis que un político de turno utilice discursos vacios.

Por ejemplo, cuando un candidato, aconsejado por agentes publicitarios que ya no saben como exprimir su creatividad, le promete a la sociedad su futuro compromiso por la lucha por la igualdad. Ahí debería definir a que igualdad se refiere, ¿igualdad de negocios para sus socios?¿igualdad de corrupción que el gobierno anterior? Otro caso claro es cuando el presidente de una potencia extranjera da un discurso efusivo sobre la defensa de la democracia para justificar la invasión a otro pueblo. Ahí le está faltando el respeto al significado de la palabra democracia. O se equivoca de palabra. Quizás debería buscar alguna cuyo significado sea  defender intereses privados mediante el derramamiento de sangre. Por ende, si los discursos son vacios de contenido, porque son parte de un teatro al cual ninguno iría gratis, ¿por que nuestros oídos se tienen que contaminar sin algún tipo de resarcimiento?

Estas personas hacen del arte de la retórica un mercado persa en donde los vocablos se prostituyen para contaminar discursos y lavar cabezas, donde los conceptos con peso figuran en el libro de las rarezas. Por esa gente habría que poner un precio al uso de ciertas palabras. Que mejor manera de terminar con los discursos falsos que pegando en el lado más sensible, el de la billetera. Obviamente no le vamos a pedir a estos habladores, que se nutran de sus valore$, porque van a pensar en una lista de precio, más que un inmersión en su ética. Si  es necesario un motivo para aplicar esta reglamentación, podemos levantar la bandera de la seguridad nacional, ¿o acaso nuestra cabeza no sufre de la inseguridad cultural producida por el abuso de éstas palabras?

Anuncios
Categorías:Uncategorized, Utopía
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: